¿Cómo hablar con los niños de los Reyes Magos?

0
131

Tarde o temprano, en ocasiones antes de lo que nos gustaría, llega el momento de hablar con los hijos sobre los Reyes Magos, normalmente, hasta los 8 años, algunos pequeños mantienen la fantasía de que estos reparten regalos a todos los niños del mundo, pero un buen día, porque se lo contará otro niño o porque su propia madurez hará que razonen que es imposible que tres personas dejen regalos en todas las casas del mundo, por más mágicos que sean y entonces, tocará sentarnos y hablar con ellos.

Para ese momento, o por si consideras que es mejor contarles esta versión menos fantasiosa desde que son pequeños, dejamos este bonito cuento de los Reyes Magos:

Cuando el Niño Jesús nació, tres Reyes que venían de Oriente guiados por una gran estrella, se acercaron al portal para adorarle. Le llevaron regalos en prueba de amor y respeto, y el Niño se puso tan contento y parecía tan feliz que el más anciano de los Reyes, Melchor, dijo:

— ¡Es maravilloso ver tan feliz a un niño! Deberíamos llevar regalos a todos los niños del mundo y ver lo felices que serían.

— ¡Oh, sí! —exclamó Gaspar—. Es una buena idea, pero es muy difícil de hacer. No seremos capaces de poder llevar regalos a tantos millones de niños como hay en el mundo.

Baltasar, el tercero de los Reyes, que estaba escuchando a sus dos compañeros con cara de alegría, comentó:

— Es verdad que sería fantástico, pero Gaspar tiene razón y, aunque somos magos, ya somos ancianos y nos resultaría muy difícil poder recorrer el mundo entero entregando regalos a todos los niños. Pero sería tan bonito.

Los tres Reyes se pusieron muy tristes al pensar que no podrían realizar su deseo. Y el Niño Jesús, que desde su pobre cunita parecía escucharles muy atento, sonrió y su voz se escuchó en el portal:

— Son muy buenos, queridos Reyes Magos, y agradezco sus regalos. Voy a ayudarlos a realizar su hermoso deseo. Díganme: ¿qué necesitan para poder llevar regalos a todos los niños?

— ¡Oh! necesitaríamos millones y millones de ayudantes, casi uno para cada niño que pudieran llevar al mismo tiempo a cada casa nuestros regalos, pero no podemos tener tantos colaboradores, no existen tantos.

— No se preocupen por eso –dijo el Niño–. Yo les voy a dar no uno, sino dos ayudantes para cada niño que hay en el mundo.

— ¡Sería fantástico! Pero, ¿cómo es posible?—, dijeron a la vez los tres Reyes Magos con cara de sorpresa y admiración.

— Díganme, ¿no es verdad que los ayudantes que les gustaría tener deben querer mucho a los niños?

— Sí, claro, eso es fundamental—, asintieron los tres Reyes.

— Y, ¿verdad que esos ayudantes deberían conocer muy bien los deseos de los niños?

 

— Sí, sí. Eso es lo que exigiríamos a un ayudante— respondieron cada vez más entusiasmados los tres.

— Pues díganme, queridos Reyes: ¿hay alguien que quiera más a los niños y los conozca mejor que sus propios padres?

 Los tres Reyes se miraron asintiendo y empezando a comprender lo que el Niño Jesús estaba planeando, cuando su voz de nuevo se volvió a oír:

— Puesto que así lo han querido y para que en nombre de los Tres Reyes Magos de Oriente todos los niños del mundo reciban algunos regalos, yo ordeno que, conmemorando estos momentos, todos los padres se conviertan en sus ayudantes, y que, en su nombre, y de su parte, regalen a sus hijos los regalos que deseen.

También ordeno que, mientras los niños sean pequeños, la entrega de regalos se haga como si la hicieran los propios Reyes Magos. Pero cuando los niños sean suficientemente mayores para entender esto, los padres les contarán esta historia y recordarán que gracias a los Tres Reyes Magos todos son más felices.

 

 

 

 

 

 

 

 

(Fuente: Bebés y más)