Congreso del Estado interviene en el problema de basura de Manzanillo

Hay quienes piensan que opinar diferente es estar en contra y se equivocan; expresar de forma libre nuestras ideas, inquietudes y reclamos es uno de los derechos más importantes consagrados en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, tanto como lo es el derecho a la información, para que el ciudadano esté enterado de lo que acontece en su colonia, su ciudad, su estado.

En ese sentido, la clase política debe estar atenta a la información que se difunde para atender las demandas ciudadanas.

En los casos en que las opiniones o crítica exponga temas que los involucran, jamás deberá ser un motivo de confrontación ni con el ciudadano ni con los medios de comunicación, porque se sobreentiende que ocupar un cargo público tendrá siempre lo que se le llama comúnmente “rendición de cuentas” y ésta no sólo aplica en el rubro financiero, sino en todas y cada una de las decisiones, acciones, iniciativas, proyectos, etcétera, que el servidor público desempeña, llámese funcionarios de distintos niveles, regidor, alcalde, diputado, senador, gobernador y presidente de la nación, todos ellos sin excepción alguna estarán en la mirada de sus representados y será ahí donde los medios de comunicación cumplan con la función social que les corresponde.

Sin embargo, desde aproximadamente dos años y medio a la fecha hemos visto cómo la nueva clase política en algunos casos tiene la piel muy delgada; es decir, la crítica del ciudadano o de los medios de comunicación más que representar un área de oportunidad, lo convierten en un ring de box, donde la descalificación, polarización y falta de comunicación institucional que se requiere hacia los comunicadores se vuelve nula o inexistente; es una batalla del hándicap del político que gobierna, en contraste con el hándicap que el ciudadano tiene.

Pondremos de ejemplo el problema de la basura de Manzanillo, donde debo aclarar que en esta ocasión quienes se pronunciaron fueron los diputados locales, que haciendo uso responsable de sus facultades y buscando una solución actuando como intermediarios citaron a la alcaldesa Griselda Martínez y a Erick Guzmán, director de Instituto para el Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable (Imades), con la finalidad de buscar una solución a un tema que no sólo requiere de atención inmediata, sino que la lentitud con la que se está reaccionando diariamente pone en riesgo a la población que está expuesta a los focos de contaminación que generan los cerros de basura que se acumulan en los puntos de recolección o en los botes y contenedores de basura afuera de los domicilios, que desde el pasado 8 de octubre sucede en Manzanillo.

Pero vamos por partes, con respecto a lo que se realizó en el Congreso local y se difundió a través de los medios de comunicación:

“En mesa de trabajo convocada por la LIX Legislatura de la Paridad y Género, a la que fueron citadas las dos autoridades señaladas, solamente acudió al llamado el director del Imades, Erik Guzmán Álvarez, con quien las legisladoras y legisladores interactuaron para conocer de manera exacta la problemática del relleno sanitario de Manzanillo y los motivos por los cuales se originó su clausura.

“La reunión encabezada por la presidenta de la mesa directiva de la LIX Legislatura, diputada Ana María Sánchez Landa, y por el presidente de la Comisión de Gobierno Interno y Acuerdos Parlamentarios, diputado Carlos César Farías Ramos, comenzó con la exposición por parte del Imades, sobre el histórico de hechos ocurridos en el relleno sanitario manzanillense incumpliendo con el manejo de residuos sólidos dispuesto por la NOM. O83. ‘Detectamos ese incumplimiento en el manejo de lixiviados, en compactación, recubrimiento y de la colocación de la geomembrana para garantizar taludes en buen estado’, destacó el funcionario estatal.

“Agregó que, en reiteradas ocasiones, se trató de analizar el tema con la autoridad municipal de Manzanillo, sin lograr conseguirlo, al igual que hacer llegar las notificaciones de ley correspondientes alertando sobre el particular, ‘hubo una falta de interés, por lo que esta clausura del 8 de octubre atiende a una llamada de atención a este grave problema de contaminación, a la que se fijó una multa de 794 mil 952 pesos’.

Erik Guzmán recordó que al día siguiente (09 de octubre) el Ayuntamiento de Manzanillo presentó un programa de actividades para el relleno sanitario, en tan sólo dos hojas tamaño carta, sin detalles, ni estudios ni actividades que atiendan un plan estratégico para subsanar las observaciones hechas por la dependencia estatal, ‘me preocupa la postura de la presidenta de Manzanillo’.

“Para hacer una puntualización, la presidenta del Congreso del Estado, diputada Ana María Sánchez Landa, expresó que la noche del miércoles (20:15 hrs.) se trató de notificar en persona, en las instalaciones de la Presidencia Municipal de Manzanillo, citando que los guardias de seguridad del lugar comentaron que hasta las 20:00 horas, se pudo haber recibido de manera formal.

“Diputadas y diputados coincidieron que es urgente lograr una solución a esta problemática, de ‘salud pública’ que se vive en Manzanillo, máxime la presencia de la pandemia originada por el virus SARS-CoV-2 Covid 19, además de ser un importante sitio turístico y de gran importancia en el tema portuario y además se dijeron dispuestos a contribuir para encontrar una solución adecuada.

“Por la problemática que reviste al relleno sanitario como foco de contaminación, lo cual se vuelve un pasivo ambiental que afectará por muchos años, las diputadas y diputados en sinergia con el Imades, urgen la realización de una mesa de trabajo urgente con la presidenta municipal de Manzanillo, Griselda Martínez, para que a la brevedad se atienda esta problemática de manera institucional, dejando a un lado los tintes políticos.

“Se dejó claro que, dadas las condiciones presupuestarias del ayuntamiento porteño, puede continuar llevando a cabo la operación de su relleno sanitario por cuenta propia, sin el apoyo del gobierno estatal o de la iniciativa privada”.

Hasta aquí parte de la transcripción de la nota, donde ya es el Congreso local quien interviene en esta problemática que afecta a miles de familias de esta ciudad y puerto que depositamos la basura en un contenedor fuera del domicilio o en un punto determinado por la autoridad municipal.

Todos los días pasamos por lugares que despiden olores fétidos y que exponen gravemente nuestra salud, el tema ya escaló a los representantes populares.

¿También los tribunos quieren desinformar a la ciudadanía que representan en el problema de la basura? ¿Y los medios de comunicación están desinformando al dar a conocer a la ciudadanía la intervención del Congreso con el fin de coadyuvar para la solución de este problema delicado?

Manzanillo requiere de soluciones inmediatas al problema de la basura, tema que al iniciar una administración se debe tener en la mira, de manera puntual y constante por el impacto que éste representa.

Se requiere acreditar el amor por Manzanillo, se necesita urgentemente trabajar con los diferentes niveles de gobierno para las soluciones, dejando atrás, como dijeron los diputados, las diferencias políticas.