Desinterés de la autoridad municipal en el tema del relleno sanitario es preocupante

Nunca como hoy se había visto una desatención al tema del relleno sanitario que es tan importante para el manejo de residuos en el municipio de Manzanillo y es que la ciudadanía en su gran mayoría desconoce las razones por las que se clausuró y la pregunta viene de inmediato: ¿Quién será responsable de la contaminación por un manejo inadecuado? La respuesta es simple, quien se niega a acatar procedimientos que forman parte de leyes y reglamentos, y que son de aplicación para todos los municipios en el estado, ellos serán los responsables.

No es el primer choque de trenes que se da en Manzanillo porque todas las acciones que vienen de otros niveles de gobierno, que están plasmadas en leyes y reglamentos no son respetadas bajo el sustento de que es una “coalición de servidores públicos en contra de la autoridad municipal” o bien cuando los cuestionamientos de los medios de comunicación no obedecen a ser favorecedores de las decisiones que se toman e impactan de forma negativa a miles de habitantes de esta bella tierra de arena y mar, porque desde que inició la actual administración, todo lo que se dice, se escribe, se cuestiona, se aplica reglamento conforme a derecho, se aplican leyes, mesas de diálogo, invitaciones al Congreso y más, si no es del parecer de la autoridad municipal, todo sin excepción, es nocivo y motivo para denostar en redes sociales, donde son las mismas cuentas que reaccionan y comentan mostrando intolerancia para quien opina diferente.

Para ejemplo, retomaremos lo ocurrido el pasado lunes 19 de octubre, donde el director del Imades, Erik Guzmán, fue citado vía oficio por la autoridad municipal para acudir a una reunión de trabajo referente a las acciones y soluciones para el tema del relleno sanitario en nuestro municipio, a la que asistió y tras no ser atendido, se retiró del lugar.

“El funcionario estatal informó que recibieron la solicitud del gobernador José Ignacio Peralta Sánchez para reabrir el relleno sanitario de Manzanillo, y estuvieron analizándola durante el fin de semana, llevándolos a la reapertura temporal de dicho lugar.

“Indicó que ahora lo que procedía era notificar al síndico del Ayuntamiento de Manzanillo, resaltando un acuerdo en el cual el Imades ya no esperara el programa o acciones que ellos quieran presentar o hacer, sino que están indicándole a través de este convenio ‘los trabajos puntuales que deben ejercer y las fechas en las cuales deben cumplirlas en los diferentes plazos, que se vencen en 7, 10, 15 o 20 días como lo han informado el gobernador’, como Instituto se harán las verificaciones para comprobar que el Ayuntamiento de Manzanillo está acatando lo que el Instituto de Medio Ambiente instruye para el saneamiento del sitio, en caso de que no, se verá qué otras instancias se pueden intervenir para proteger el medio ambiente del municipio”.

En este caso, amable lector, lectora, si se tiene de nueva cuenta de la autoridad municipal una negativa o falta de voluntad de seguir las acciones que buscan proteger el medio ambiente, ¿quién saldrá a responsabilizarse del impacto negativo?, ¿también es una coalición?

Con todo respeto, quiero manifestar como ciudadana que no es correcto y que un porcentaje muy importante de los pobladores coinciden en que ya debe cambiarse la forma de atender las problemáticas importantes para esta ciudad y puerto, mismas que deben tomarse con seriedad, porque ahora la actual autoridad municipal es el sistema de gobierno municipal, y tienen la obligación de respetar leyes y reglamentos aplicables para el municipio de Manzanillo y que en el caso de que una autoridad de otro nivel de gobierno cumpla con su trabajo y sancione lo que está mal, no es motivo para iniciar una guerra a través de redes sociales.

He sido reiterativa al recordar que la campaña concluyó en 2018 y el 15 de octubre de ese año se comenzó un nuevo libro, en el que la actual alcaldesa es quién ha tomado las decisiones que ha querido, incluso a pesar del propio Cabildo, porque históricamente en Manzanillo nunca se había visto una apatía en el trabajo de los regidores y no lo digo yo, está en medios de comunicación impresos, electrónicos, en las redes sociales y en las sesiones en vivo que se transmiten.

Esperemos de aquí en adelante soluciones rápidas a problemas que necesitan especial atención de la autoridad municipal, aquellos en que requiera ponerse a trabajar con otros niveles de gobierno, que nos benefician a todos, porque lo más importante que cada sistema de gobierno tiene son los ciudadanos y lo que suceda en el municipio y no se atienda debidamente, es total responsabilidad de quien lo encabeza.

Necesitamos gobiernos que enfoquen sus esfuerzos en los ciudadanos, no en siglas, no en colores de partidos; al estar en un cargo público se trabaja y se gobierna para todos, y la falta de interés de la autoridad municipal en tema de relleno sanitario es preocupante.