Emma Coronel era la mensajera entre “El Chapo” y sus sicarios: FBI

Durante su primera audiencia, la esposa del capo mexicano se declaró inocente

0
47

El lunes (22), la vida de Joaquín El Chapo Guzmán, el capo más conocido alrededor del mundo, dio un vuelco de 180 grados, pues Emma Coronel, su esposa y madre de sus hijas más pequeñas, fue detenida en territorio estadounidense, acusada de los cargos de tráfico de drogas y de ser la mensajera entre el exlíder del Cártel de Sinaloa y sus sicarios.

De acuerdo con una declaración jurada de Eric McGuire, agente del FBI, y que difundió el Departamento de Justicia, por allá de 2012 a 2014, Emma Coronel pasaba mensajes de parte de El Chapo a otros miembros del cártel para que siguieran con sus actividades de tráfico de drogas, esto mientras él estaba preso en México.

El Departamento de Justicia estadounidense declaró que Coronel, de 31 años, y con ciudadanía mexicana y estadounidense, fue aprehendida en el Aeropuerto Dulles International y este martes (23), en su primera audiencia, se declaró inocente.

Emma Coronel es acusada de traficar cocaína, metanfetaminas, heroína y marihuana de México a Estados Unidos. Además, las autoridades estadounidenses la acusan de ayudar a Guzmán Loera a escapar de la cárcel del Altiplano, en Almoloya de Juárez, México.

¿MIEDO O AMOR?

Muchos rumores comenzaron a correr después de que una corte en Nueva York emitiera el fallo que dejará por el resto de su vida a Joaquín El Chapo Guzmán en una cárcel y es que aseguraban que Emma Coronel por fin se podría liberar del yugo del capo, a quien conoció cuando ella tenía sólo 17 años.

Un año después, cuando fue mayor de edad en México, la modelo y el capo se casaron. Casi de inmediato se embarazó de las gemelas, las hijas más pequeñas de El Chapo Guzmán y desde entonces se quedaron juntos; a pesar de los rumores, Emma se mantuvo junto al narcotraficante.

Incluso, según el FBI, Emma coordinó el segundo escape de El Chapo y para la tercera ocasión intentaba hacer lo mismo. Un testigo protegido reveló que, tras el arresto de El Chapo, en enero de 2016, Coronel le dio 100 mil dólares y le dijo que comprara una propiedad cerca de la prisión del Altiplano.

El testigo acabaría recibiendo un millón de dólares para llevar a cabo el plan de escape. Sin embargo, cuando estaba a punto de hacer el tercer escape de El Chapo, lo trasladaron a una prisión en Ciudad Juárez y después a Estados Unidos, cuando ya no pudo hacer nada.

(Fuente: El Heraldo de México)