Día del abogado

0
5

Gracias a un decreto presidencial de Adolfo López Mateos en 1960, el 12 de julio, las sociedades en su conjunto, celebra a quienes han dedicado su vida a defender y hacer cumplir las leyes: los abogados. Esta conmemoración, es sugerida a López Mateo por el comité que encabezaba el fundador del Grupo Diario de México, Federico Bracamontes, por dos sucesos importantes que tienen que ver con la cátedra para la enseñanza del Derecho y las primeras Ordenanzas de Buen Gobierno, durante el Virreinato de la Nueva España

Pocos conocen el origen y razón de ser de esta festividad de ayer, por eso compartimos lo que de acuerdo a algunas fuentes consultadas. La historia de esta celebración data de hace 500 años cuando gobernaba estas tierras el rey Carlos I de España –Carlos V del Sacro Imperio Romano Germánico, el que aparece en las barras de chocolate- expide el 21 de septiembre de 1551 un decreto para establecer en la Nueva España un centro de estudios de universidad de las ciencias.

Debido a ese decreto, en nuestro país se establece la Real y Pontificia Universidad de México el 25 de enero de 1553, es decir, las facultades que dieron inicio a la educación universitaria en México fueron las de Cánones y la de Leyes. De esta forma fue que un 12 de julio de 1553 se establece en el Virreinato de la Nueva España la primera cátedra para la enseñanza del Derecho y se dictaron las primeras Ordenanzas de buen gobierno, de ahí la razón y justificación de la festividad del 12 de julio como el Día del Abogado.

Hay sitios web que puntualizan que ese mismo día (12 de julio 1553) Bartolomé de Frías y Albornoz dio lectura a la Prima de Leyes, una de las cátedras que había en ese tiempo, en la que se introducía al alumno en los principios fundamentales del Derecho Romano, mejor dicho, una de las primeras cátedras de derecho en América Latina.

Ética Poder Judicial: Bernardo Salazar

Interesantes expresiones circularon en la semana pasada en las redes sociales, donde el magistrado presidente del Poder Judicial en la entidad, Lic. Bernardo Alfredo Salazar Santana, declarara en cuanto a la ética en la carrera judicial, dejando de manifiesto que tanto en la Constitución Política Federal como en la local se establecen aspectos de criterios de ingreso, formación y permanencia ineludibles en lo que se denomina como carrera judicial.

Expone el funcionario de la judicatura que estos indicadores se retoman con el propósito de garantizar a la sociedad y a la persona justificable, una administración de justicia pronta, completa, imparcial,  gratuita, y expedita acorde a lo dispuesto en el Artículo 17 del pacto federal. Sobre la carrera judicial Bernardo Salazar expone que la Ley Orgánica del Poder Judicial del Estado establecen como otros aspectos a tener en cuenta para quienes desean participar como son: excelencia, profesionalización, imparcialidad, objetividad, equidad, independencia y antigüedad, funcionando sobre los criterios de igualdad de oportunidades, méritos y capacidades.

Esto que cita la máxima autoridad judicial en la entidad es digno de felicitar, más cuando en esta semana se estuvieron festejando a los litigantes, y en concordancia con lo que Bernardo Salazar comparte del Código Deontologico de la institución que representa, donde se describen las virtudes y los principios que debe observar el funcionario público en el quehacer jurisdiccional (particularmente jueces) como son: independencia, imparcialidad, objetividad, profesionalismo y excelencia.

El que Alfredo Salazar atraiga el código de ética a tomar en cuenta en la entidad, nos habla de su interés hacia la institución que representa sea garante de los derechos humanos y que coadyuvé al fortalecimiento del Estado de Derecho y en la promoción referente a paz, justicia e instituciones sólidas, acciones que ayudan contra la corrupción e impunidad.

Felicidades en su día licenciados, MP, Fiscal, abogados, magistrados, jueces.