Duros golpes entre priistas

0
6

Desde que inició la contienda por el CEN del PRI, los golpes entre miembros de este partido van en aumento, incluso a nivel estatal se percibe. Algunos -de manera anónima- denuncian en redes sociales, algunos de manera cobarde, al final no va a suceder nada, se darán el abrazo de Acatempan pero lo grave y que no quieren aceptar los priistas, es que esto los exhibe con los ciudadanos, con esta estrategia difícilmente recobrarán la confianza de la sociedad.

Se habla de la salida de Rogelio Rueda del PRI por su amistad con Indira Vizcaíno, de todos es conocidos que la funcionaria federal fue incorporada a la administración estatal por sugerencias del diputado.

La reunión del legislador local con los morenistas, aseguran priistas cercanos a Rueda, es porque tiene indicaciones nacionales de construir alianza en beneficio de la sociedad y si MORENA brinda la oportunidad se reunirá con ellos las veces que sean necesarias.

Dudamos que Rogelio Rueda se vaya del PRI, el diputado local soportó durante tres años duras críticas como presidente del CDE de este partido, encaramientos fuertes durante el proceso electoral del 2018 y se mantuvo. Entre los priistas es muy común este tipo de acciones.

López Obrador ¿Dictador o tirano?

Tanto a nivel nacional como local, se percibe que a la mayoría de quienes llegaron por la IV Transformación no les queda claro su papel, tienen capacidades más no la experiencia para comprender que a la gente no le interesa quién está en un lugar o en otro, los ciudadanos exigen comida, trabajo y dinero, en eso no han tenido respuestas.

Los compromisos de quienes fueron por Juntos Haremos Historia, de no robar, no mentir y no traicionar está lejano. Del primero no tenemos evidencia a nivel local, pero varios legisladores locales y uno federal han sido señalados de recibir dinero de manera no moral. De lo segundo, la mayoría de los diputados locales y federales, así como senadores, han sido señalados de haber mentido a la sociedad, la principal, bajarse los sueldos, si lo hicieron en el Congreso Local, pero no como lo prometieron la mayoría de ellos.

De no traicionar, por favor, es más que evidente que a diario traicionan a la sociedad, pero ¿cómo no hacerlo si venden sus propios pensamientos a cada paso? Muchos de los que están en la IV Transformación ofrecieron comida, trabajo y dinero para la población, pero a su vez odio, ese no era el camino.

En una transformación como las que ha citado el Ejecutivo Federal de Hidalgo, Juárez, Madero y Cárdenas, está registrado en la historia que hubo crisis, las cosas no se resolvieron inmediatamente, al revés, se acentuaron, la falta de insumos para vivir y trabajar eran graves, no se ha logrado los ideales de esa transformaciones prometidas durante el siglo XIX y XX, por no tomar en cuenta a todos, lo que habla de que fueron revoluciones resentidas.

El año pasado, los ciudadanos votaron para hacer las cosas de manera diferente, no solo para reemplazar a quienes había traicionado al pueblo de México y reemplazarlos por los que hoy tienen el privilegio de representarnos, eso no sirve de nada.

En la construcción de un nuevo orden social hay que hacerlos entre todos. Es necesario que priistas y panistas salgan a la calle, dejen los discursos y vean la narrativa diaria del pueblo, como la ciudadanía adora al Ejecutivo Federal pese a su falta de incumplimientos en sus promesas de campaña.

Los fifís señalan que López Obrador actúa como un Dictador o tirano, los chairos lo niegan. La verdad, den lectura a la vida de Julio César, Napoleón, Simón Bolívar, por citar a algunos y verán que Andrés Manuel tiene más de lo primero.

Un tirano toma el poder y abusa de él mientras que a un dictador, el pueblo le da la rienda del gobierno, los ciudadanos dan voluntariamente el poder. El dictador no es como el tirano que no rinde cuentas. Para quitar un tirano, hay que hacer una revolución. Los dictadores son temporales, son apoyados y adorados por las clases populares. Nos vemos en otra entrega.