Nos rebaso la delincuencia

Ayer, en cinco minutos, el crimen o delincuencia organizada sitiaron la ciudad de Culiacán, Sinaloa, los sicarios en este tiempo dejaron libres del Cereso a reos y les entregaron armas para contrarrestar al Estado, en estos cinco minutos, elementos de la mafia del Chapo patrullaban las principales calles de Culiacán con vehículos, camionetas y armas para derribar tanques, aviones o helicópteros.

A unos días de que el Presidente de México informó que a partir del lunes pasado las fuerzas armadas (principal agrupación que ha enfrentado al crimen organizado en México) serían replegadas a sus bases y su lugar sería tomado por el Ejército mexicano, esta agrupación militar fue superada, no arrodillada, no doblegada, ante la tristeza y la mirada atónica de la población mexicana, ese es el escenario que nos mostraron fotos y videos que se difundía en redes y medios de comunicación de lo que sucedió ayer por la tarde en Sinaloa.

Siempre he dicho en los escritos que aportamos que estoy con Nacho Peralta, Gobernador del Estado; de igual forma lo digo hoy con Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, por una simple razón son autoridades electas, que ocupan de nuestro apoyo no nuestra crítica más en situaciones de crisis como la que viví el país.

Debiéramos aprender de nuestro vecinos del norte, el pueblo de los U.S.A., cuando hay un hecho en contra de su pueblo o su Estado, partido y actores políticos cierran filas en torno a su autoridades, sean quien sean y de la ideología que sean, aquí en nuestro país para luego los priistas y panistas que han robado a nuestro país durante de décadas hicieron críticas a las agrupaciones policiacas y militares, así como al Ejecutivo Federal.

Esta semana que se va ha sido de terror, iniciamos con 13 muertos, nueve lesionados y más de diez desaparecidos, todos ellos elementos policiacos de un municipio de Michoacán; a mediado de la semana en un operativo normal del Ejército Mexicano en el Estado de Guerrero, se confrontaron con una partida de una célula delictiva y un solo cabo antes de perder la vida, abatió a 14 delincuentes; ayer cerca de cuarenta elementos de la policía estatal, municipal, federal y soldados de la Guardia Nacional, tuvieron que retirarse de un operativo de cateo ante la respuesta del crimen organizado, nos muestra que el país está en fuego (a excepción de los Estados de Campeche y Yucatán –omitiendo Cancún, donde el crimen si hay un alto índice de incidencia violenta), olvidando priistas y panistas que han dejado un México de esta forma.

¿Quién nos defiende? ¿El crimen organizado es el que manda en México? Esa son las preguntas que más nos hacemos los ciudadanos en diversos puntos de la República Mexicana. ¿Estuvo bien la decisión del Presidente en liberar al hijo del Chapo? ¿Estuvo detenido en realidad el hijo del Chapo, Ovidio? En primer lugar, el hijo del chapo nunca estuvo detenido oficialmente, nunca se generó un expediente, en segundo lugar, se informa extra oficialmente que Oviedo López, estuvo detenido cerca de dos horas, según se sabe por los medios y redes sociales, la autoridad no aceptada nada de detención.

La operación de detención es clara y lógica que estuvo mal operada, así iba a suceder y seguirá sucediendo, recordemos que la administración actual despidieron casi a todos los estrategas de esa área vital del país. No es posible que un operativo de esta naturaleza lo llevarán a cabo en una ciudad densamente poblada.

Ante los resultados y la capacidad de respuesta de la célula delictiva estuvo bien que el Estado mexicano decidiera dejará las cosas como estaban y no forzarán más el operativo. Creo que el Presidente de México con lo que dijo que esperaría mejores tiempos o contar con más elementos para hablar del asunto se hubiera visto magnífico, no debió haber continuado justiciándose con el pasado.

Deben de renunciar los encargados del operativo Culiacán por el bien del país. Quienes dicen que Peña Nieto logró la captura del Chapo si un muerto, solo les recordamos que en aquella ocasión estuvo bien planeada por la CIA y el FBI y controlada por la Armada de México, en esta vez, es claro y visto que no hubo nada.

Ayer muchos calificaron al Presidente de México y el hecho sin tener la información completa. Tomaron posturas frontales eso no se vale. Estoy convencido como el Presidente que la acción no ameritaba más muertes de civiles, ni soldados, ni policías, ni delincuentes, muchos sicarios, al final de cuentas todos somos seres humanos y mexicanos. Nos vemos en otra entrega.